Archivo de la etiqueta: sir gawain and the green knight

El señor de los anillos de J. R. R. Tolkien

El señor de los anillosHace unos trece años se produjo en un foro una discusión muy interesante sobre El señor de los anillos. No fue académica ni literaria. No valoraba la obra de Tolkien. Ni su papel en la literatura. En ella no se mencionó en ningún momento la preponderancia de la historia de Sam Gamyi sobre el desarrollo de los personajes ni lo importante que ha sido El señor de los anillos para el género de la fantasía épica. Lo que se planteó fue si Tolkien era una especie de maltratador de hobbits por representarlos como una raza inferior superada por humanos, elfos y no recuerdo si por enanos también. Pese a que le llovieron cientos de argumentos, el de la brillante idea jamás se apeó del burro. Y gracias a su testarudez yo leí El señor de los anillos.

Hoy, después de haberlo leído por segunda vez, también yo me he vuelto testaruda. Ya no muero de desesperación cuando acompaño a Frodo y a Sam, pero me hubiera gustado algo más de la complejidad de Gandalf, de Legolas y de Gimli, por ejemplo. Y un poco más de la gama de grises. Por otro lado, desde mi punto de vista algo retorcido encuentro que tiene más mérito la labor de Tolkien con Sir Gawain and the Green Knight que muchas partes de su obra de ficción. Si exceptúo algunas partes de las batallas, solo hay un diálogo en toda la obra que siempre recordaré y es el que tiene lugar entre Gandalf y Frodo frente a las puertas de Moria cuando descubren que Gollum les sigue. Frodo lamenta que Bilbo no le matara y Gandalf replica…

¿Lástima? La lástima no fue lo que frenó la mano de Bilbo. Muchos vivos merecerían la muerte y algunos que mueren merecen la vida. ¿Podrías dársela tú, Frodo? No seas ligero a la hora de adjudicar muerte o juicio. Ni los sabios pueden discernir esos extremos.

Cuentos desde el Reino Peligroso de J.R.R. Tolkien

Cuentos desde el Reino Peligroso  Estoy pasando una mala racha con los libros que leo. Ya no solo se trata de que no me “gusten”, es que no me inspiran, ni me conmueven ni me hacen recordar, no me hacen disfrutar. Tampoco me indignan y por eso las últimas entradas son tan poco sustanciosas. Lo malo no es que no tenga nada bueno que decir, es que tampoco hay nada malo. He pasado del análisis más o menos acertado a la indiferencia. Afortunadamente, creo que Cuentos desde el Reino Peligroso será el último.

Como respeto tanto a J.R.R. Tolkien (gracias a él Sir Gawain and the Green Knight es un texto comprensible, por ejemplo), no emitiré ningún juicio sobre sus cuentos. El gran hombre no tiene culpa de mi indiferencia, así que me limitaré a reseñar.

Menos la primera, todas las historias de este libro se publicaron antes de la muerte del autor (en 1973). En Roverandom cuenta las aventuras de un perro de juguete perdido que se ve envuelto en las rivalidades de varios magos. Egidio, el granjero de Ham es un cuento sobre un hombre pusilánime arrastrado hacia la grandeza, con dragones incluidos. Las aventuras de Tom Bombadil está escrito en verso y trata sobre… Tom Bombadil (siempre me he preguntado por qué no aparece en las películas de Peter Jackson). Los dos últimos, El herrero de Wootton Mayor y Hoja de Niggle versan sobre lo que les ocurre a los humanos cuando se adentran en Fantasía. Por último, para aclarar dudas, esta edición incluye un ensayo de Tolkien titulado Sobre los cuentos de hadas (que he sido incapaz de terminar por mi evidente falta de erudición).