Archivo de la etiqueta: Literatura

Aunque por supuesto terminas siendo tú mismo de David Lipsky

I.

Así que le diría a David, si pudiera, que volver a vivir estos días con él fue un gran placer. Le daría las gracias, diría que le estoy agradecido por haberme dejado estar ahí. Le contaría que aquellos días me recordaron qué era la vida, en vez de funcionar como un desahogo de ésta, y diría que leerle hizo que me sintiera mucho menos solo.

II.

Pues yo opino que ser tímido básicamente implica estar ensimismado hasta el punto de entorpecer la relación con los demás. Por ejemplo, si estoy contigo, ni siquiera tengo claro si me caes bien o no, porque estoy demasiado preocupado por si yo te caigo bien a ti. Resulta estresante y desagradable o lo que sea. Y tengo elementos de esa clase de timidez en mi interior.

III.

Pero a la mayoría de individuos brillantes les ocurre algo antes de cumplir los treinta que les abre los ojos al hecho de que la consideración que los demás tengan de ellos no posee las suficientes calorías para impedir que se vuelen los sesos. Es algo que tienes que averiguar por ti mismo, y con lo que alcanzar otro tipo de tregua.

IV.

Aquello es como peor que cualquier cosa, no sé si tú has tenido alguna experiencia en este sentido. Es peor que cualquier clase de daño físico, o que cualquier clase de… tal vez sea lo que en el pasado se denominaba una crisis espiritual o lo que fuera. Es como si sintieses que la totalidad, cada axioma de tu vida resultara ser falso, y que en realidad no hubiese nada, y que tú no fueses nada y todo fuera una ilusión. Y que fueras mejor que nadie por haber visto que es una ilusión, y sin embargo fueras peor porque eres incapaz de funcionar. Y eso era sencillamente, era sencillamente horrible.

V.

Yo tengo la, y esto te va a parecer una bobada, pero tengo la increíble convicción como de crío de cinco años de que el arte es sencilla y absolutamente mágico. Y de que las buenas obras de arte pueden hacer cosas que nada más en el sistema solar es capaz de hacer. Y que lo bueno sobrevivirá, y será leído, y que en el gran proceso de separación de paja y trigo, la mierda se hundirá y el material valioso se elevará.

VI.

La paradoja es que lo popular te enseña a no esforzarte. Te dice que no tienes que esforzarte.

VII.

Que el temor es la condición básica, y hay todo tipo de motivos para que tengamos tanto miedo. Pero el hecho es que, es que la tarea que tenemos por delante es aprender a vivir de tal modo que no estemos aterrorizados permanentemente. Y sin valernos de todo tipo de cosas, ni de personas, para mantener esa clase de terror a raya.

Anuncios

M Train de Patti Smith

Me quedo sentada frente al inigualable café de Zak. En el techo, los ventiladores giran como veletas enloquecidas. Fuertes vientos, lluvia fría o amenaza de lluvia: un desfile de cielos calamitosos en ciernes que impregna sutilmente todo mi ser. Sin darme cuenta, caigo en una ligera aunque persistente desazón. No es depresión, sino más bien fascinación por la melancolía, a la que doy vueltas en la mano como si fuera un pequeño planeta, veteado de sombras, de un azul imposible.

The Trip to Echo Spring de Olivia Laing

I.

Physically, Echo Spring is nothing more than a nickname for a liquor cabinet, drawn from the brand of bourbon it contains. Symbolically, though, it refers to something quite diferent: perhaps to the attainment of silence, or to the obliteration of troubled thoughts that comes, temporarily at least, with a sufficiency of booze.

II.

He says: “It was in my mind that if you weren´t able to function in action you might at least be able to tell about it, because you felt the same intensity – it was a backdoor way out of facing reality.”

“He” es Francis Scott Fitzgerald.

III.

Hunger was constitutional with him,
wine, cigarettes, liquor, need need need
until he went to pieces.
The pieces sat up & wrote.
John Berryman

IV.

Perhaps he also thought of Robert Jordan, who once said to himself of the things he had done: “But my guess is you will get rid of all that by writing about it… Once you write it down it is all gone.”
Robert Jordan es el protagonista de Por quien doblan las campanas. Está hablando de Hemingway.

V.

that one night, instead of warm pajamas,
I´d take off all my clothes
& cross the damp cold lawn & down the bluff
into the terrible water & walk forever
under it out toward the island.
John Berryman

VI.

Pt. admits that he is an alcoholic… Indication of depression, anxiety, immaturity, lack of insight, high aesthetic interests, feelings of alienation, & dependency… Admitted he is full of fear.
Un terapeuta sobre Berryman.

VII.

At some point, you have to set down the past. At some point, you have to accept that everyone was doing their best. At some point, you have to gather yourself up, and go onward into your life.

VIII.

I mean we all carry something inside us that can be rejected; that can look silver in the light. You can deny it, or try and throw it in the garbage, by all means. You can despise it so much you drink yourself halway to death. At the end of the day, though, the only thing to do is to take a hold of yourself, to gather up the broken parts. That´s when recovery begins. That´s when the second life – the good one – starts.