Archivo de la etiqueta: libros

La biblioteca en llamas de Susan Orlean

I.

Los libros son algo así como nuestro ADN cultural, el código de lo que somos como sociedad y también de aquello que conocemos. Todas las maravillas y los fracasos, todos los héroes y los villanos, todas las leyendas y las ideas y las revelaciones de una cultura permanecen para siempre en los libros. Destruirlos es un modo de indicar que esa cultura ha dejado de existir, que su historia ha desaparecido, que la continuidad entre el pasado y el futuro se ha roto. Apartar a una cultura de sus libros es como apartarla de su memoria, es como privarla de la capacidad de recordar sus sueños. Acabar con los libros de una cultura es sentenciarla a algo peor que la muerte: es sentenciarla a parecer que nunca existió.

Corazón de Ulises de Javier Reverte

Corazón de Ulises fue el primero. Nunca había leído un libro de viajes así que no tenía idea de cómo sería. Si tenía alguna noción imagino que se parecería a la de un conjunto de descripciones de varios lugares, generalmente exóticos o desconocidos. Algo tan típico como las palabras que he utilizado. Efectivamente, no tenía ni idea.

Si alguien me pidiera que le enumerara las distintas etapas del viaje de Javier Reverte le diría que no las recuerdo. De vez en cuando algún estímulo me trae fragmentos a la memoria, como el de su paso por Ítaca, pero es algo excepcional. Tampoco he querido hojear demasiado sus páginas porque el objetivo no es parafrasear su viaje sino hablar de lo que me transmitió: más amor si cabe por la literatura y el deseo de coger una mochila y salir de viaje.

Lo segundo lo he intentado en alguna ocasión hasta el punto de intentar emular a Reverte. No con un libro, claro, sino con un pequeño relato de viajes. Pero ni a la suela llego. Me faltan muchas cosas. En lo que no fallé es en morder el anzuelo de los libros. Él habla de la Ilíada y de la Odisea con un entusiasmo tan contagioso que yo también claudiqué. Y aunque mi experiencia con ambos será el asunto de otras entradas, sí me gustaría mostrarme agradecida con el autor y pregonar a los cuatro vientos que me parece un escritor tan bueno que si algún día describiera su viaje desde la cama hasta el baño yo sería la primera en leerlo con el mismo entusiasmo que él transmite.