Archivo de la etiqueta: elfos

El legado de Christopher Paolini

De los cuatro, Eragon es el mejor. Porque es el primero, porque la historia de un chaval que se encuentra un huevo de dragón por casualidad tiene su encanto y porque leer cómo crece Saphira, la dragona azul, y cómo aprende a comunicarse con Eragon es lo mejor que se le ocurrió a Christopher Paolini al escribir cuatro largos libros. El segundo, Eldest, es un pestiño sin perdón. Además, cuando estás llegando al final piensas: “me quedan cincuenta páginas y no solo la historia no termina sino que hay varios hilos argumentales más”. Paolini se disculpa: “desbordado por mis pensamientos he decidido añadir un libro más”. Y nada barato, por cierto el tal Brisingr. El último, Legado, sí que, por fin, cierra la historia. Mal, pero lo hace.

Sí, creo que con tres libros hubiera sido suficiente. Incluso con dos si me apuras un poco. Los humanos que habitan en el libro son insoportables, sobre todo Roran, el hermano de Eragon que se convierte en héroe sin utilizar ni una sola vez la magia. Sus capítulos son justo para antes de la siesta. Los elfos tampoco se salvan. Es difícil de creer que un pueblo tan interesante tenga un reflejo tan pobre. Los enanos tienen algo más de interés, pero su protagonismo es bastante limitado. Igual que el de los úrgalos, el de la maga Ángela y su gato Solembum, el de la niña Elva y el de Nasuada, la aspirante a reina. Todo gira en torno a Eragon, la elfa Arya, Roran y el misterioso malvado, Galbatorix, que desaparece de escena demasiado pronto. Si se tiene en cuenta que la base de la historia no es original, los elfos y los enanos ya existían antes de estas novelas, para mí es un misterio por qué Paolini no ha dado más protagonismo a los personajes genuinos.

De todas formas, que yo me haya aburrido con muchos de los pasajes del libro no tiene mucha importancia porque forma parte de lo subjetivo (aunque de eso trata este blog, precisamente). Los personajes planos para otros pueden ser ricos. Los blancos y negros para otros pueden ser grises. El final pésimo y sospechosamente abierto para otros puede ser la culminación perfecta a una gran novela. Lo que me preocupa es el hecho de que cada vez más se escriben los libros por temporadas. Si la primera tiene éxito, el lector se sentirá manipulado hasta el final. Es la misma historia de siempre. ¿Queda claro que Paolini tenía en mente los cuatro libros? No. Es más, la inclusión del protagonismo de Roran es una prueba tan evidente que deberían darnos a todos los lectores un porcentaje del beneficio de los libros. Y también un capón por haberlos comprado y leído. Solo si dejamos de hacerlo esta práctica desaparecerá. Pero no prometo ser yo la primera.