Archivo de la categoría: Religión

The Wisdom of Insecurity de Alan W. Watts

I.

To the degree, then, that life is found good, death must be proportionately evil. The more we are able to love another person and to enjoy his company, the greatest must be our grief at this death, or in separation. The further the power of consciousness ventures out into experience, the more is the price it must pay for its knowledge. It is understandable that we should sometimes ask whether life has not gone too far in this direction, whether “the game is worth the candle,” and whether it might not be better to turn the course of evolution in the only other possible direction -backwards, to the relative peace of the animal, the vegetable, and the mineral.

II.

After all this, the brain deserves a word for itself! For the brain, including its reasoning and calculating centers, is a part and product of the body. It is as natural as the heart and stomach, and, rightly used, is anything but an enemy of man. But to be used rightly it must be put in its place, for the brain is made for man, not man for his brain. In other words, the function of the brain is to serve the present and the real, not to send man chasing wildly after the phantom of the future.

III.

You want to be happy, to forget yourself, and yet the more you try to forget yourself, the you remember the self you want to forget. You want to escape from pain, but the more you struggle to escape, the more you inflame the agony. You are afraid and want to be brave, but the effort to be brave is fear trying to run away from itself. You want peace of mind, but the attempt to pacify it is like trying to calm the waves with a flat-iron.

IV.

But very obvious things are often overlooked. If a feeling is not present, you are not aware of it. There is no experience but present experience. What you know, what you are actually aware of, is just what is happening at this moment, and no more.

V.

The real reason why human life can be so utterly exasperating and frustrating is not because there are facts called death, pain, fear or hunger. The madness of the thing is that when such facts are present, we circle, buzz, writhe, and whirl, trying to get the “I” out of the experience. We pretend that we are amoebas, and try to protect ourselves from life by splitting in two. Sanity, wholeness, and integration lie in the realization that we are not divided, that man and his present experience are one, and that no separate “I” or mind can be found.

VI.

If, on the other hand, you are aware of fear, you realize that, because this feeling is now yourself, escape is impossible. You see that calling it “fear” tells you little or nothing about it, for the comparison and the naming is based, not on past experience, but on memory. You have then no choice but to be aware of it with your whole being as an entirely new experience. Indeed, every experience is in this sense new, and at every moment of our lives we are in the midst of the new and the unknown. At this point you receive the experience without resisting it or naming it, and the whole sense of conflict between “I” and the present reality vanishes.

VII.

To remain stable is to refrain from trying to separate yourself from a pain because you know that you cannot. Running away from fear is fear, fighting pain is pain, trying to be brave is being scared. If the mind is in pain, the mind is pain. The thinker has no other form than his thought. There is no escape. But so long as you are not aware of the inseparability of thinker and thought, you will try to escape.
From this follows, quite naturally, absorption. It is no effort; the mind does it by itself.

VIII.

Discovering this the mind becomes whole: the split between I and me, man and the world, the ideal and the real, comes to an end. Paranoia, the mind beside itself, becomes metanoia, the mind with itself and so free from itself. Free from clutching at themselves the hands can handle; free from looking after themselves the eyes can see; free from trying to understand itself thought can think. In such feeling, seeing, and thinking life requires no future to complete itself nor explanation to justify itself. In this moment it is finished.

Anuncios

How to love de Thich Nhat Hanh

I.

True love includes a feeling of deep joy that we are alive. If we don´t feel this way when we feel love, the it´s not true love.

II.

Often, we get crushes on others not because we truly love and understand them, but to distract ourselves from our suffering. When we learn to love and understand ourselves and have true compassion for ourselves, then we can truly love and understand another person.

III.

We tend to wonder if we have enough to offer in a relationship. We´re thirsty for truth, goodness, compassion, spiritual beauty, so we go looking outside. (…) A true partner or friend is one who encourages you to look deep inside yourself for the beauty and love you´ve been seeking.

IV.

Sometimes we feel empty, we feel a vacuum, a great lack of something. We don´t know the cause; it´s very vague, but that feeling of being empty inside is very strong. We expect and hope for something much better so we´ll feel less alone, less empty. The desire to understand ourselves and to understand life is a deep thirst. There´s also the deep thirst to be loved and to love. We are ready to love and be loved. It´s very natural. But because we feel empty, we try to find an object of our love. Sometimes we haven´t had the time to understand ourselves, yet we´ve already found the object of our love. When we realize that all our hopes and expectations of course can´t be fulfilled by that person, we continue to feel empty.

V.

To love is to offer the other person joy and a balm for their suffering.

Japón de Rossella Menegazzo

JapónLo regalaban con una revista de la que no recuerdo el nombre. Como creía que era la típica guía de viajes, lo he estado hojeando (sin h también) al menos durante cuatro años. Sin embargo, pretende instruir más que guiar. Está dividido en cuatro grandes bloques y en uno pequeño: Personajes, Poder y vida pública, Religión, Vida cotidiana y Mundo de los muertos. Pero solo desde el siglo VIII, la época de Nara, hasta el siglo XIX, el período de Edo. Cada capítulo está formado por una cita, un texto breve sobre el tema que trata, un faldón lateral con información contextual y multitud de imágenes de obras de arte explicadas. Solo le encuentro un fallo, se descoyunta.

Gracias a él he descubierto a Hasegawa Tohaku0021 - Hasegawa Tohaku (1539-1610) - Biombos con pinos entre niebla. Museo Nacional de Tokio.

 

 

 

El tigre sin huesos de HokusaiTiger in snow

 

 

 

 

 

Y el origen zen de los botones de la Playstation…

Sengai Gibon, Círculo triángulo cuadrado, siglo XVIII.
Sengai Gibon, Círculo triángulo cuadrado, siglo XVIII.

 

En el Japón espectral de Lafcadio Hearn

En el Japón espectral  Como ya adelanté cuando escribí sobre Última isla, Lafcadio Hearn pasó los últimos años de su vida en Japón. Allí se casó, tuvo cuatro hijos, se convirtió en Koizumi Yakumo y se dedicó a escribir sobre lo mucho que le estimulaba el archipiélago japonés.

En el Japón espectral es una recopilación de historias, anécdotas y fragmentos relacionados con los muchos significados que tiene la palabra fantasma: la imagen de una persona muerta que se aparece a los vivos, la impresión en la mente de una fantasía o la visión quimérica. Así, Hearn empieza relatando la historia del hombre que seguía a Buda por una montaña de calaveras. Después pasa a la leyenda del furisode, un manto de mangas largas con poderes sobrenaturales, escribe un tratado sobre los juegos del incienso, otro sobre los gusanos de seda, cuenta un chascarrillo sobre la adivinación y el budismo y vuelve al escalofrío con el cuento sobre una linterna de peonías. A partir de ahí se vuelve más espiritual. Le llaman mucho la atención los dibujos de los pies de los Budas, le intriga el significado del aullido del perro japonés vagabundo y durante más de veinte páginas habla de poesía y de proverbios budistas japoneses. Casi al final, vuelve a las historias del mal karma e incluso habla sobre los tengu, los demonios japoneses creadores de las artes marciales. En el último capítulo se quita el manto y se sumerge en el mar nocturno de Yaizu.

La obra empieza con un poema que me sirve para terminar…

Yoru bakari
Miru mono nari to
Omou na yo!
Hiru sae yume no
Ukiyo nari keri.

(No creas que los sueños se aparecen al soñador solo de noche: el sueño de este mundo de dolor se nos aparece incluso de día.)

Antigüedades de los judíos III de Flavio Josefo

Antigüedades de los judíos III  (Qué difícil ha sido fotografiar las portadas de las Antigüedades…)

Bien, el misterio ha sido desvelado. No el del número de libros de cada tomo, que efectivamente son siete, sino el de la manipulación de la historia que Flavio Josefo quiso contar y el motivo por el que he leído sus Antigüedades. Primero, “las palabras del autor”:

Por aquel tiempo existió un hombre sabio, llamado Jesús, si es lícito llamarlo hombre, porque realizó grandes milagros y fue maestro de aquellos hombres que aceptan con placer la verdad. Atrajo a muchos judíos y muchos gentiles. Era el Cristo. Delatado por los principales de los judíos, Pilatos lo condenó a la crucifixión. Aquellos que antes lo habían amado no dejaron de hacerlo, porque se les apareció al tercer día resucitado; los profetas habían anunciado éste y mil otros hechos maravillosos acerca de él. Desde entonces hasta la actualidad existe la agrupación de los cristianos.

Este fragmento es como un pegote. Antes de él, Flavio Josefo hablaba de los problemas que tuvieron los judíos con Pilatos. Después lo sigue haciendo. Pero hay algo que no cuadra y la nota a pie de página lo explica mejor que yo:

Se supone que este párrafo ha sido interpolado, probablemente por un lector cristiano que añadió al manuscrito original una nota marginal, incorporada luego en el texto. La suposición se basa sobre todo en la observación de que el pasaje interrumpe el relato, que prosigue en el párrafo siguiente, y que la caracterización de Jesús está redactada en términos que sólo pudo haber empleado un cristiano.

El que tenga ojos para ver, que vea. (Por cierto, más adelante hay otro fragmento que menciona al hermano de Jesús, Jacobo, que también ha sido puesto en duda.)

Por lo demás, este tercer tomo es la historia del rey Herodes, con antepasados y herederos, y una sospechosa alabanza de varios emperadores romanos, entre ellos, Augusto, Tiberio y Claudio.

 

Antigüedades de los judíos II de Flavio Josefo

Antigüedades de los judíos II  En la reseña del primer tomo de Antigüedades de los judíos me preguntaba bajo qué criterio se había hecho la división en tres tomos. Después de leer el segundo, creo que se hizo por número de libros contenidos en cada tomo. En el primero, siete, en el segundo, siete y, en el tercero, imagino que otros siete.

En cuanto al contenido, las Antigüedades de los judíos II narra la historia del pueblo de judío desde el rey David, Salomón y la construcción del templo de Jerusalén, pasando por la separación de las tribus, los profetas, Alejandro Magno, los Ptolomeo, los persas y terminando en un sinfín de nombres repetidos de gobernantes judíos que soy incapaz de recordar.

Como nota curiosa, Dios desaparece como protagonista de toda la narración. En algún momento de la historia el ser superior deja de estar presente y los judíos dejan de actuar bajo sus órdenes para empezar a hacerlo en su nombre. Más curioso es aún que Flavio Josefo ni siquiera lo mencione, lo que indica en cierto modo que su intención no era analizar la historia sino plasmarla tal y como él la leyó en los libros.

Por último, y por si alguien se lo pregunta, sí, la “edición” sigue priorizando y comparando lo que cuenta Flavio Josefo con la Biblia, como si ésta fuera una fuente histórica contrastada y fiable.

Antigüedades de los judíos I de Flavio Josefo

Antigüedades de los judíos I  Hace diez años, los dos tomos de las Antigüedades de los judíos de Flavio Josefo* costaban una fortuna. Esta edición, en facsímil, me costó 6 euros en Amazon. La diferencia de precio entre ambas ediciones es algo que no soy capaz de entender, aunque también es cierto que, salvo excepciones, suelo dar más importancia al contenido que al continente. Por otro lado, también desconozco por qué la facsímil está dividida en tres tomos. Quizá cuando los lea pueda dar una explicación.

Este primer tomo narra la historia de los judíos desde Adán y Eva hasta la subida al trono del rey David, es decir, los pesos pesados: Noé, Abraham, Isaac, Jacob, José, Moisés, Josué, Samuel, Saúl, David y los Jueces. Veo como un acierto las notas que avisan de la discrepancia entre los libros de la Biblia y Flavio Josefo, aunque el tono de alguna de ellas da a entender que el libro sagrado es una fuente más fiable. O quizá solo haya sido mi impresión. Además, me gusta la coletilla que el autor pone a algunas de las historias que cuenta, sobre todo las referidas a la longevidad de los judíos antiguos, como si ni él mismo pudiera creerlas:

Sobre esto cada cual piense lo que le parezca mejor.

Lo mejor de las Antigüedades es que no intenta sentar cátedra, sino simplemente dar a conocer al mundo grecolatino la historia del pueblo judío. El mismo Flavio Josefo lo explica en el prólogo:

Otros, en fin, escriben la historia por imperio de las circunstancias, porque ellos mismos están involucrados en los sucesos y no pueden abstenerse de relatarlos a la posteridad. Y no son pocos los que se ven incitados a sacar los hechos a la luz del día, exponiéndolos al interés público, debido a la gran importancia de los acontecimientos. De las diversas razones que mueven a los historiadores a escribir sus libros, debo declarar que las mías son las dos mencionadas en último término.

Todo esto sin olvidar que Flavio Josefo era creyente, claro.

No he leído la Biblia ni está dentro de mis prioridades, así que no sé si la cólera de Dios se muestra tan cruda como en las Antigüedades. Mi religión es principalmente la del bien. La del respeto a la vida. Es más moral que otra cosa. Por eso me cuesta tanto entender el porqué de las peticiones de aniquilación de Dios a los judíos. No una ni dos veces. “Aniquilad a tal pueblo, matad a animales, hombres, mujeres y niños. Que no quede nadie.” Si se negaban, si dejaban a uno con vida, Dios castigaba sin piedad. ¿Qué clase de Dios es ése?

* Como siempre, las entradas de la Wikipedia hay que tomarlas con cierto escepticismo. En esta, por ejemplo, no se menciona de forma clara que las referencias a Jesús probablemente fueron introducidas siglos más tarde. Solo habla de “deformación cristiana”.