Archivo de la categoría: Medicina

Ante todo no hagas daño de Henry Marsh

La vida sin esperanza es tremendamente difícil, pero con cuánta facilidad consigue la esperanza, en definitiva, volvernos necios a todos.

Anuncios

La razón por la que salto de Naoki Higashida

La razón por la que saltoNaoki Higashida tiene veintidós años y es autista. Cuando tenía trece, escribió La razón por la que salto, un libro en el que pretende responder a todo lo que uno quiso saber sobre el autismo y nunca se atrevió a preguntar. Naoki es minucioso y contesta a todo con diligencia: por qué ordena juguetes, por qué le gusta tanto salir a pasear, por qué se va de casa sin rumbo fijo, por qué a veces grita o por qué saluda con la palma de la mano dirigida hacia él.

La pregunta 58, la última, es la siguiente: “¿Qué piensas del autismo en sí mismo?” Ésta es su respuesta…

Yo creo que las personas que tienen autismo nacen fuera del régimen de la civilización.

Desde luego esta teoría es mía, pero creo que, por todos los asesinatos que se cometen en este mundo y por la destrucción del planeta, cuyo responsable es el egoísmo del ser humano, estamos todos en una profunda crisis.

De algún modo, el autismo ha surgido de esto. Aunque los autistas tenemos una imagen física similar a la de otras personas, de hecho somos diferentes en muchos aspectos. Somos como viajeros procedentes de un lejano pasado. Y si con nuestra presencia podemos ayudar a que la gente del mundo recuerde lo que realmente es importante para la Tierra, eso nos dará una tranquila satisfacción.

Hay tantas cosas mal en esta respuesta que no sabría ni por dónde empezar… Miento. Sí sabría, pero no me atrevo. Naoki emplea cincuenta y siete respuestas para ganarse mi admiración y mi respeto y una sola para deslucir todo su esfuerzo. Le he dado vueltas y siempre llego a la misma conclusión: la última respuesta no se puede obviar si se quiere tratar con justicia a Naoki. Y, aunque él recalca que es una opinión, para mí ha sido como si tirara por tierra siglos de lucha contra la superstición y la superchería. Y no quiero disculpar eso.

Y la música sigue sonando de Graham Stokes

Y la música sigue sonando  Graham Stokes es psicólogo clínico especializado en el tratamiento de enfermedades mentales de las personas mayores. En su empeño por demostrar que la demencia, una de las dolencias más graves, puede tratarse con métodos más comprensivos, ha escrito varios libros divulgativos. Uno de ellos es Y la música sigue sonando.

Los protagonistas de las veintidós historias de las que se compone el libro son dementes que comparten ciertas características: comportamientos agresivos, recurrentes o incomprensibles, que molestan, desconciertan y asustan a cuidadores y/o familiares y que, por tanto, los convierten en casos perdidos. El trabajo de Stokes es el de demostrar en cada uno de ellos que, a pesar del deterioro de las facultades mentales de los enfermos, si se escarba lo suficiente y se interpreta su comportamiento como algo más que “consecuencia de la demencia sin solución”, pacientes, cuidadores y familiares pueden llevar vidas más fáciles.

Precisamente a los cuidadores y a los familiares está dedicado el texto. Yo no soy ni una cosa ni otra y lo he pasado bastante mal con ciertos casos. La demencia es una enfermedad desesperante. Algunos enfocan hacia los familiares pero como buena egocéntrica yo me pongo en el lugar del enfermo. La idea de dejar de ser uno mismo y ni siquiera darse cuenta me aterroriza. Por eso la otra idea de que siempre queda algo de ti, aunque solo sea una manía, me reconforta. Un poco.