Todas las entradas por Yoake

Siete breves lecciones de física de Carlo Rovelli

I.

Hasta el final, el deseo de confrontarse y entender más. Hasta el final, la duda.

II.

La diferencia entre pasado y futuro sólo existe cuando hay calor. El fenómeno fundamental que distingue el futuro del pasado es el hecho de que el calor va de los objetos más calientes a los más fríos.

La Esposa joven de Alessandro Baricco

I.

Especifico por la noche, ya que suele ocurrir que me despierto repentinamente en un momento determinado de la madrugada, antes del amanecer, y con gran lucidez calculo la derrota de mi vida o, por lo menos, su geométrica putrefacción, como de fruta olvidada en un rincón: de hecho, la combato reconstruyendo esta historia, u otras historias, algo que de vez en cuando me aleja de mis cálculos, y otras veces no me lleva a ninguna parte.

II.

Sentirse terriblemente hermosas, dijo la Mujer elegante. ¿Te ha ocurrido alguna vez?
Una vez, una mañana, dijo la Esposa joven.
Tal vez incluso sentirse despreciadas, dijo L., pero no lo sé, tal vez. Tal vez me gustaría hacerlo con alguien que me desprecia, no sé, debe de ser una sensación fortísima y no es algo que en la vida te ocurra.

Ars Magica de Nerea Riesco

I.

FILTRO PARA OLVIDAR UN AMOR

  • Un mechón de pelo de la persona que quiere olvidar a su amor.
  • Un trébol de cuatro hojas.
  • Una rosa roja marchita.
  • Una cinta color verde esperanza.

Preparó una pequeña hoguera y unió frente a ella todos los ingredientes anudándolos con la cinta verde, formando un atado mientras murmuraba:

Nunca la dicha me cubrió,
ave del cielo, lombriz de tierra.
Trueque te propongo,
sol en la noche, luna nueva.
Mi corazón cautivado
por una tranquila hoguera.

II.

-Mi padre siempre decía que los cobardes mueren mil veces antes de la muerte -se aventuró a contarle la mujer-, pero que los intrépidos siempre están vivos…

Lady Sings the Blues de Billie Holiday

I.

Señor McKay – dije a mi marido -, hoy has recibido una lección. Alguna gente es gente y otra gente no lo es. Ese hombre no es gente.

II.

La droga nunca ayudó a nadie a cantar mejor, ni a tocar mejor, ni a hacer nada mejor. Te lo dice Lady Day. Si alguna vez alguien trata de convencerte de que la droga ayuda, pregúntale si cree saber sobre la droga algo que Lady Day no sepa.
Creo que el hecho de engancharme mató a mi madre. Al menos contribuyó, sin duda. Y pienso que si un hijo mío se enganchara, me mataría. No tengo coraje para ver a otro soportar las torturas que soporté para curarme y mantenerme sana.
Lo único que la droga puede hacer por ti, es matarte… lenta y duramente. Y al mismo tiempo puede matar a la gente que quieres. Esta es la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

Pero mentía…

Nobody Knows My Name de James Baldwin

I.

One can only face in others what one can face in oneself. On this confrontation depends the measure of our wisdom and compassion. This energy is all that one finds in the rubble of vanished civilisations, and the only hope for ours.

II.

It is the writer, not the statesman, who is our strongest arm. Though we do not wholly believe it yet, the interior life is a real life, and the intangible dreams of people have a tangible effect on the world.

III.

Human freedom is a complex, difficult – and private – thing. If we can liken life, for a moment, to a furnace, then freedom is the fire which burns away illusion. And honest examination of the national life proves how far we are from the standard of human freedom with which we began. The recovery of this standard demands of everyone who loves this country a hard look at himself, for the greatest achievements must begin somewhere, and they always begin with the person. If we are not capable of this examination, we may yet become one of the most distinguished and monumental failures in the history of nations.

IV.

“Can I do anything for you?” he persisted; and when I did not answer, being both touched and irritated by his question, he smiled and said, “You haven´t to be shy. I know what it is like to be ill and alone in a strange city.”
It was a hideously, an inevitably self-concious gesture and yet it touched and disarmed me. I know that his concern, at bottom, had very little to do with me. It had to do with his memories of himself and it expressed his determination never to be guilty of the world´s indifference.

V.

The people who are in one´s life or merely continually in one´s presence reveal a great deal about one´s needs and terrors. Also, one´s hopes.

VI.

The world had prepared no place for you, and if the world had its way, no place would ever exist. (…) This is not the way this truth presents itself to white men, who believe the world is theirs and who, albeit unconsciously, expect the world to help them in the achievement of their identity. But the world does not do this – for anyone; the world is not interested in anyone´s identity. And, therefore, the anguish which can overtake a white man comes in the middle of his life, when he must take the almost inconceivable effort to divest himself of everything he has ever expected or believed, when he must take himself apart and put himself together again, walking out of the world, into limbo, or into what certainly looks like limbo.

Hope in the Dark de Rebecca Solnit

I.

Your opponents would love you to believe that it´s hopeless, that you have no power, that there´s no reason to act, that you can´t win. Hope is a gift you don´t have to surrender, a power you don´t have to throw away. And though hope can be an act of defiance, defiance isn´t enough reason to hope. But there are good reasons.

II.

I believe in hope as an act of defiance, or rather as the foundation for an ongoing series of acts of defiance, those acts necessary to bring about some of what we hope for while we live by principle in the meantime. There is no alternative, except surrender. And surrender not only abandons the future, it abandons the soul.

El arte de amar de Erich Fromm

Quien no conoce nada, no ama nada. Quien no puede hacer nada, no comprende nada. Quien nada comprende, nada vale. Pero quien comprende también ama, observa, ve… Cuanto mayor es el conocimiento inherente a una cosa, más grande es el amor… Quien cree que todas las frutas maduran al mismo tiempo que las fresas nada sabe acerca de las uvas.
Paracelso.

I.

Para el carácter productivo, dar posee un significado totalmente distinto: constituye la más alta expresión de potencia. En el acto mismo de dar, experimento mi fuerza, mi riqueza, mi poder. Tal experiencia de vitalidad y potencia exaltadas me llena de dicha. Me experimento a mí mismo como desbordante, pródigo, vivo y, por tanto, dichoso. Dar produce más felicidad que recibir, no porque sea una privación, sino porque en el acto de dar está la expresión de mi vitalidad.

II.

¿Qué le da una persona a otra? Da de sí misma, de los más precioso que tiene, de su propia vida. Ello no significa necesariamente que sacrifica su vida por la otra, sino que da lo que está vivo en él -da de su alegría, de su interés, de su comprensión, de su conocimiento, de su humor, de su tristeza-, de todas las expresiones y manifestaciones de lo que está vivo en él. Al dar así de su vida, enriquece a la otra persona, realza el sentimiento de vida de la otra al exaltar el suyo propio.

III.

El individuo egoísta no se ama demasiado, sino muy poco; en realidad, se odia. Tal falta de cariño y cuidado por sí mismo, que no es sino la expresión de su falta de productividad, lo deja vacío y frustrado. Se siente necesariamente infeliz y ansiosamente preocupado por arrancar a la vida las satisfacciones que él se impide obtener.

IV.

El hombre moderno se ha transformado en un artículo; experimenta su energía vital como una inversión de la que debe obtener el máximo beneficio, teniendo en cuenta su posición y la situación del mercado de la personalidad. Está enajenado de sí mismo, de sus semejantes y de la naturaleza. Su finalidad principal es el intercambio ventajoso de sus aptitudes, su conocimiento y de sí mismo, de su “bagaje de personalidad” con otros individuos igualmente ansiosos de lograr un intercambio conveniente y equitativo. La vida carece de finalidad, salvo de la de seguir adelante, de principios, excepto el del intercambio equitativo, de satisfacción, excepto la de consumir.

V.

La capacidad de amar depende de la propia capacidad para superar el narcisismo y la fijación incestuosa a la madre y al clan; depende de nuestra capacidad de crecer, de desarrollar una orientación productiva en nuestra relación con el mundo y con nosotros mismos. Tal proceso de emergencia, de nacimiento, de despertar, necesita de una cualidad como condición necesaria: fe.

VI.

Tener fe requiere coraje, la capacidad de correr un riesgo, la disposición a aceptar incluso el dolor y la desilusión. Quien insiste en la seguridad y la tranquilidad como condiciones primarias de la vida no puede tener fe; quien se encierra en un sistema de defensa, donde la distancia y la posesión constituyen los medios que dan seguridad, se convierte en un prisionero. Ser amado, y amar, requiere coraje, la valentía de atribuir a ciertos valores fundamental importancia, y de dar el salto y apostar todo a esos valores.