Hollywood Station de Joseph Wambaugh

Hollywood StationJames Ellroy es mi referente. Joseph Wambaugh es el de Ellroy. Si después de Hollywood Station, Wambaugh también se hubiera convertido en el mío, se habría alcanzado el silogismo perfecto… Sin embargo, la perfección no existe.

Y eso que la novela es impecable. Tanto como lo puede ser un informe presentado al final de un turno por el mejor policía de Los Ángeles. O si libra, por dos surferos, o por un policía obsesionado con las películas de Hollywood, o por una mujer con los pechos rebosantes de leche. Anécdotas, críticas a la presión sufrida por el departamento después de escándalos de corrupción y unos malos metanfetamínicos y otros mafiosos cierran el círculo.

Pero no quiero repetir. No si es Wambaugh de ficción. Uno de los motivos por los que me gusta tanto Ellroy es porque todo lo que escribe no solo se lee, sino que se siente, se huele y hasta se oye. Su sangre hierve y la mía también. La de Wambaugh no. Por eso no somos compatibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s