Emmett Till’s Secret Witness: FBI Confidential Source Speaks de Bonnie Blue

Emmett Till's Secret Witness FBI Confidential Source SpeaksSegún Bonnie Blue, lo que más deseaba Emmett Till en el verano de 1955 era pasar unos días con sus primos en Mississippi. Su madre, Mamie, se resistía a dejarle marchar. Aunque ya había cumplido 14 años, le daba miedo el trato que los blancos del sur podrían dar a su hijo si éste se comportaba como en Chicago y le preocupaban las secuelas que aún arrastraba de la polio que superó a los cinco años: tartamudeaba ligeramente y tenía dolores en las rodillas.

De acuerdo con el relato novelado de Bonnie Blue, ya en Money (Mississippi), Emmett echaba de menos a su familia, sobre todo a su madre. Ella le había enseñado a silbar cuando tartamudeaba para salir del paso. Y eso fue lo que hizo el 24 de Agosto cuando entró en una tienda a comprar golosinas. La dueña de la tienda lo interpretó como una falta de respeto y, aterrorizada por la reacción de su marido, se lo ocultó todo el tiempo que pudo. Pero en un pueblo pequeño todo se sabe tarde o temprano. Cuando Roy Bryant se enteró, no dudó ni un instante: quería encontrar al “negro” que le había faltado el respeto a su mujer para darle una lección.

Bonnie Blue también describe el linchamiento de Emmett después de su secuestro en la casa de su tío abuelo Mose Wright la noche del 28 de Agosto… pero yo no he podido leerlo. La fuente confidencial del FBI es la que sabe cómo murió Emmett realmente (no de un disparo en la cabeza)… pero tampoco he podido leerlo.  Salté páginas hasta que encontraron el cuerpo desnudo del niño en el río Tallahatchie con un ventilador de treinta y dos kilogramos atado al cuello. Los funcionarios que se ocuparon de Emmett obligaron al reverendo Wright a firmar que, a su llegada a Chicago, no se abriría la caja de madera-ataúd bajo ningún concepto. Mamie se negó. Ella quería que el mundo entero supiera lo que le habían hecho a su hijo y ordenó que en el velatorio el ataúd estuviera abierto.  Pasaron por delante unas treinta mil personas. Y cientos de miles se manifestaron en los meses siguientes pidiendo la aceptación de los derechos civiles.

Tres veces he dicho que la autora se llama Bonnie Blue y en ninguna he explicado por qué me llama la atención su nombre. Resulta que la Bonnie Blue era la bandera de la Confederación en la guerra civil estadounidense. Quizá sea un seudónimo. En cuanto a su relato, ya he dicho que es novelado, lo que para mí tiene un problema: no sé distinguir lo que es hecho real de lo que es ficción añadida por el autor para dar vida a la historia. De hecho, lo único que yo me atrevería a afirmar es que alguien le dio una paliza de muerte a Emmett Till (y eso es lo que más debería importar). Además, toda la parte de Mississippi está escrita en inglés del sur, con anexo incluido, y a mí se me ha hecho muy difícil de seguir. Para rematar, digamos que los aspectos escogidos de la historia no son los que yo hubiera elegido. Me van más los relatos analíticos que los sentimentales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s