Sumchi de Amos Oz

Sumchi  Seré igual de breve que este relato, de apenas noventa páginas. Todas las sinopsis que he leído se centran en la odisea por Jerusalén de un niño de once años llamado Sumchi después de que su tío estraperlista le regale una curiosa bicicleta. Les llama la atención la cantidad de cosas que le pueden ocurrir a un niño en veinticuatro horas. Al propio Sumchi también.

A mí, en esta ocasión, no. Lo que hace que este relato sea un poco diferente de otros miles es el acertado retrato social de la ciudad, el amor confuso que Sumchi siente hacia Esthie y el origen de la palabra Sumchi: nombre en la literatura talmúdica del lago Hula, situado al noreste de Israel. Los egipcios lo llamaron Samchuna, Flavio Josefo, Semechonitis y en arameo se decía Hulata. Actualmente en árabe se llama Buheirat el Huleh y Agam Hula en hebreo. Y como siempre, me pierdo en los nombres…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s