Tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop de Fannie Flagg

Tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop  A veces releer una novela no es buena idea. Generalmente se hace con la intención de asegurar los cimientos que se construyeron la primera vez, pero a la vuelta se encuentran resquebrajados, si no se han derrumbado por completo. Con Tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop tampoco hay que ponerse tan dramático, pero sí es cierto que en la relectura no solo el entusiasmo no ha sido el mismo sino que además le he encontrado algunas pegas. El colmo, vamos.

La primera es que el feminismo que la historia suda, el que antes me pasó desapercibido, ahora me molesta y me hace gracia, en este orden. Todos los personajes masculinos blancos (los negros son otra historia) son o bien infieles despegados o patanes inútiles (o mueren). Las mujeres son tan maravillosas y tan perfectas que no sé cómo caben en el libro. Evelyn, la que a primera vista puede engañar, recupera su autoestima, supera la menopausia y se convierte en un ser independiente y maravilloso gracias a Ninny Threadgoode, la anciana que le cuenta la historia de Idgie y de Ruth: dos mujeres enamoradas en los años 30 del siglo pasado que no se salen de la órbita terrestre (¡Idgie encanta abejas!) porque en aquella época Estados Unidos se hundió en una gran depresión.

Lo que me hace gracia es que, pese a la sutilidad con la que Flagg habla de la relación amorosa entre Idgie y Ruth (alude al amor pero no al sexo), en ningún momento se hace eco de los pensamientos del resto de habitantes de Whistle Stop. Es más, el lector recibe la impresión de que una relación homosexual era aceptada con total normalidad en un pueblo minúsculo de la Alabama rural de los años 30. ¿Que era posible? Sí, claro, pero me llama la atención. Y más si se tiene en cuenta que si se trataba de pintar un cuadro bucólico, podría haber sacado a los afroamericanos del gueto en el que vivían y haberse ahorrado toda la condescendencia.

Después de tres párrafos me estoy dando cuenta de que las pegas pesan bastante más que las virtudes. O que la virtud. Para mí la encarna el personaje de Ninny Threadgoode, por su forma de narrar la historia y por su modo de ver la vida. Y como colofón, la parte en la que Evelyn visita lo que queda de Whistle Stop, las casas en ruinas y el cementerio.

4 comentarios en “Tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop de Fannie Flagg”

  1. Aunque el libro no te gustó, me despertaste la curiosidad por leerlo. No lo conocía para nada y, aunque el que tenga que ver con homosexualidad no me llama mucho la atención, me dio curiosidad leerlo y ver qué tal es, jajaja. Aunque no lo tengo y no lo he visto en una librería jamás, así que tendré que buscarlo electrónico, jejeje.

    Por cierto, ¿te puedo preguntar cuál es tu libro y género favorito de literatura? ¿Lees cualquier cosa que encuentres o hay ciertos libros/autores/temas que no lees? Te pregunto porque he visto varias reseñas tuyas en las que el libro, en verdad, no te gusta demasiado y me hace pensar cuáles sí te gustan mucho. :D

    Cuídate y que estés bien. Yo me vuelvo a mis submarinos (estoy leyendo SSN de Tom Clancy, jejeje). ^_~

    1. La primera vez que lo leí me gustó mucho. De hecho era uno de mis libros favoritos. Pero eso fue hace veinte años. Ahora, como no tengo un duro estoy releyendo todo lo que encuentro y de ahí esta reseña. La novela puede llegar a entusiasmar… si la lees sin capacidad crítica. Yo no he hablado de lo desordenada que está planteada la historia, porque a mí no me molestó en su momento, pero para otras personas supuso en su día un motivo para despreciarla un poco.

      Mi libro favorito es “Lo que el viento se llevó”. Aquí hablé de él pero, como siempre, soy incapaz de expresar con claridad los motivos de por qué algo me gusta mucho, así que el texto se quedó cojo. Género favorito no tengo ninguno. Leo todo lo que me llama la atención, pero generalmente ahí no están ni los thriller, ni la novela romántica, ni la poesía, ni la ciencia ficción. De todas maneras, depende del momento y del lugar.

      Sin embargo, yo sí creo que he hablado de libros que me gustan mucho, lo que pasa que no lo he dicho así. Normalmente cuando cito algún fragmento es porque me parece demasiado bueno como para que yo diga algo más.

      Aquí hace un calor que aplasta… :)

      1. ¡Ah, cierto que ustedes está en verano! Acá es invierno, así que está heladito todos los días, casi. ¡Y lluvia! Amo la lluvia. <3

        Así que "Lo que el viento se llevó", ¿huh? ¡Interesante! Yo no lo he leído, aunque lo tengo hace tiempo, porque suelo preferir leer como por "temáticas" (onda, si estoy leyendo ciencia ficción, paso a otro de ciencia ficción y de ahí a otro de ciencia ficción hasta que alguno tiene más que ver con historia que con ciencia ficción y me deja con ganas de leer novela histórica y así… xD) y todavía los temas no me han devuelto a los clásicos, jajaja. ;D Pero me tinca harto. Ya te contaré qué me pareció. ^^

        Lástima que, en cuanto a géneros, no coincidamos mucho. A mí sí me gustan los thrillers y la ciencia ficción es uno de los géneros que más amo en la vida, no sólo en literatura. *o* También me gusta la novela romántica, aunque más bien dramáticas, más que las que son todo color de rosa y/o sexo. xD Las novelas que tienden más a lo erótico/sexual me cargan. Pero, de hecho, las cosas que yo he escrito son puro romance, aunque mi sueño es escribir fantasía o ciencia ficción. *o*

        La fantasía también me encanta y, como tú, no leo mucha poesía… Más bien, NADA. xD En general, no me llama la atención y no me dice mucho. Me gustan las novelas, porque tienen una historia, un hilo que seguir y duran más que un poema, que es una lectura de un ratito y nada más, al menos para mí. :P

        Tampoco soy muy buena con los clásicos-clásicos. De hecho, hay muchos de los libros más "emblemáticos" de la literatura que no he leído nunca (como… No sé, el mismo Quijote de la Mancha o cosas de Hemingway o qué sé yo… Kafka o Hesse o esos autores así). Y la literatura japonesa me llamaba mucho la atención cuando empecé con la pasión por el japonés, pero, con el tiempo, me ha ido aburriendo. Como creo que te dije en otro comentario, casi ningún autor de los más conocidos por estos lares me gusta mucho y casi todos me aburren y/o dejan marcando ocupado, como que sus historias no tienen sentido para mí. xD Salvo Ishiguro que, como tiene más influencia occidental, no escribe como todos los japoneses conocidos y sus libros me gustan casi todos (lo que conozco, claro). ^^U

        Yo creo que en tus reseñas sí se transmite lo que te producen las cosas, sólo que yo no he leído toooodas las que llevas publicadas, porque te encontré hace poco y no he tenido tiempo de viajar más atrás. xD Así que, si encuentro tu reseña sobre "Lo que el viento se llevó" la leeré y veré cómo escribes de un libro que te gusta. :D

        No sé si te interesará, pero yo también escribo reseñas en mi blog, http://hiyokonojinsei.dreamwidth.org. Claro que tendrías que sacarte una cuentita ahí y agregarme de amiga, porque las publico "para amigos" porque me las plagiaban de otras webs y las publicaban sin mi nombre ni autorización. ¬¬ Pero es fácil sacarse una cuenta y agregarme de amiga y, si me dices, yo te agrego de vuelta apenas vea. ;D Así puedes leer y comentar, si gustas, en mi blogcito. ^^

        Por cierto, a raíz de lo de no tener plata para comprar libros, ¿no te bajas cosas de la red para leerlas ya sea en el PC o en tablet y/o lector digital que puedas tener? Esa es mi solución cuando no puedo comprar cosas nuevas porque no tengo plata disponible. xD Como en la red se encuentra casi de todo, me lo bajo y, cuando vuelvo a tener plata, me pongo al día y compro los que me gustaron mucho (u otras cosas nuevas que no encontré en la red). :) Quizás así te puedes bajar cosas que tengas ganas de leer, aunque no tengas dinero, en este momento, para comprarlas. Yo las compro igual, después, aunque ya las haya leído, si me gustan mucho, para que no sea tan ilegal la cuestión, jajaja. Pero, mientras uno junta plata o llega el cumpleaños o la Navidad, es una buena alternativa. :) ¿No te gusta/tinca?

        Gracias por tus respuestas y ánimo con las lecturas~ <3

      2. Sé que sin tener dinero la opción digital es la más asequible, pero me resisto. A mí me gusta manosear los libros, escribir notas, ir de atrás hacia adelante o al revés, poner papelitos, olerlos, moverlos, colocarlos, cambiarlos de sitio y hojearlos. En la pantalla de un ordenador soy incapaz de leer, la espalda me mata. Un e-book sería una opción, por los libros gratis que hay y porque suelen ser más baratos. Quizá en un futuro, cuando esté desesperada :).

        Me apunto lo de tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s