Talking Pictures de Ransom Riggs

Talking Pictures  Cuando terminé de leer El hogar de Miss Peregrine para niños peculiaresla novela ilustrada con fotografías reales de Ransom Riggs, pensé que la falta de coherencia entre las imágenes y la historia era un punto negativo que pesaba mucho sobre el resultado final pero que, al mismo tiempo, la afición del autor a coleccionar fotos antiguas lo convertía en un hombre interesante.

Talking Pictures es un libro de fotografía diferente. Las imágenes están divididas en siete bloques: Haciendo el payaso, Amor y matrimonio, Tiempos difíciles, La vida en tiempos de guerra, Janet Lee, Esconde ésta, por favor y Misterios sin resolver. Ninguna de ellas está hecha por un profesional sino por personas anónimas cuyos familiares, amigos o conocidos se deshicieron en algún momento de ellas y acabaron en los mercadillos o en la basura. Todas tienen algo escrito por detrás y eso, según el experto coleccionista, el propio Riggs, es lo que aumenta o disminuye su valor.

Una de ellas aparece en el prólogo. Blanco y negro, con la fecha impresa, marzo del 61. Se ve una carretera, una señal de tráfico y un barranco no muy pronunciado contenido por un murete de piedras. Esta foto hubiera ido a la basura si nadie se hubiera molestado en leer lo que hay escrito detrás: “Riostra de rocas cerca de Rose Bowl, Pasadena, California, donde Dorothy encontró a una bebé el 24 de Enero de 1961”. En otra no aparece la fecha pero por el vestuario de los protagonistas debe de ser de los años 20. En primer plano se ve a una mujer sonriente con traje largo de baño y gorro envuelta en lo que parecen ser algas. Encima de su cabeza se puede leer lo siguiente: “Conquistó el océano y volvió con las algas”. Más. Una muchacha negra aparece tumbada en la cuesta de una loma. Mira a la cámara con los brazos doblados y las manos detrás del cuello. A su derecha hay un sombrero de paja. Debajo pone: “Ya no queda mucho”. Las palabras no dicen mucho tampoco, lo curioso es que a la joven solo se le ve una pierna, la izquierda. ¿Es un efecto, no tiene pierna o la ha doblado debajo de su vestido de algodón para engañar? La sección de Janet Lee, de la que no quiero contar mucho, es la más emotiva. Solo diré que la fotógrafo es su madre, que tenía un sentido de la narrativa muy desarrollado y una caligrafía muy peculiar. (En la página del autor hay un video el que se pueden ver algunas más.)

Para mí es una joya. Es estimulante, inspirador, construido con mucho cariño y real. No he contado cuántas fotografías hay pero las palabras escritas con tintas diferentes las convierten en historias que darían para escribir muchos libros. La única pega que puedo ponerle es que está en inglés. Lo compensa el precio, bastante barato para ser un libro tan bueno. De nuevo, para mí es el libro del año y estoy deseando encontrarme con otro similar. Incluso estoy pensando en hacerme coleccionista yo también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s