Las flores de la guerra de Geling Yan

Las flores de la guerra  Utilizaré el nombre de Nanjing, en pinjin, porque es así como aparece en la novela, pero nosotros solemos referirnos a la ciudad como Nankín (igual que decimos Pekín y no Beijing). Así como Pekín significa “capital del norte”, Nanjing se traduce como “capital del sur”. Y efectivamente lo fue durante varios siglos. En el mes de diciembre de 1937 el ejército imperial japonés entró en Nanjing y arrasó con todo. Asesinó a sangre fría a millares de soldados chinos después de que se rindieran, cometió violaciones, incendió propiedades y asesinó a civiles indiscriminadamente. Al menos así lo aseguraron los testigos que presenciaron muchas de estas barbaridades. Dependiendo de quien cuente la historia, si Japón o China, las cifras y el tipo de víctimas varían mucho. De hecho, la matanza de Nanjing, además de ciertas islas en disputa últimamente, sigue siendo motivo de fricción entre los dos países.

Las flores de la guerra transcurre en la parroquia Santa María Magdalena de Nanjing, donde el padre Engelmann cuida y educa a trece estudiantes chinas. Cuando los japoneses invaden la ciudad, la parroquia empieza a llenarse de gente no deseada, soldados japoneses que buscan a soldados chinos y un grupo de prostitutas que acuden allí a buscar refugio. El padre Engelmann tiene la obligación moral de proteger a sus pupilas ante todo pero su misión atraviesa el momento más difícil cuando el ejército imperial japonés pretende ejercer su macabro derecho de pernada.

En un escenario tan poco objetivo como el de 1937 en Nanjing es difícil que la autora intentara los grises con los soldados japoneses. Son monstruos, el mal encarnado, inhumanos, desdibujados. Ese negro contrasta con el blanco de los protagonistas: el padre Engelmann, la egoísta Shujuan, la prostituta Zhao Yumo, Fabio, el teniente Dai… Pese a las historias que llevan a sus espaldas, las partes mejor escritas y más emocionantes de la novela, todos se convierten en víctimas sin mácula.

No quiero que se me entienda mal. Respeto el deseo de la autora de escribir la novela como le dé la gana. Y no cuestiono en ningún momento los hechos históricos. Es solo que me sorprende la falta de grises, tanto en unos como en otros, y más en una guerra. Me resulta difícil de creer. Pero por otro lado pienso que es solo una historia entre un millón y no la de la humanidad completa. A veces la conciencia es un incordio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s