Amor perdurable de Ian McEwan

Amor perdurable  Todo empieza con un viaje en globo que acaba en desastre. Los vientos provocan que el “conductor” pierda el control y que el aparato se encamine hacia una torre de alta tensión. Su nieto está dentro. Los cuatro hombres que lo están presenciando intentan que el globo se estabilice en el suelo. Al final no lo consiguen. Uno de ellos muere, otro queda como testigo de muchos acontecimientos y los otros dos inician una relación que no debe ser descrita en ninguna reseña. El niño y su abuelo se salvan. Todo para nada.

Un amigo me recomendó esta novela y fue lo suficientemente inteligente como para no desvelarme ninguno de los acontecimientos que siguen al viaje del globo. La edición de Anagrama tampoco lo hace. Y lo agradezco. Creo que gran parte del valor de esta novela está en la capacidad que ha tenido de sorprenderme. La forma de narrar de McEwan también. El orden. El mimo con el que trata los temas científicos. Pero sobre todo lo impredecible. Nunca hubiera imaginado algo así en una novela que empieza con un aparato que funciona con el principio de Arquímedes.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s