Roma de R. A. Staccioli

  He pasado una semana sin tocar un libro. Claro que llevaba uno conmigo pero se quedó en un cajón. No quería confundir el movimiento desagradable con la danza de dragones.

He estado en Túnez con un guía maravilloso llamado “Charlie” que nos pidió que le contáramos al mundo que sigue siendo un país que se puede visitar aunque los partidos políticos hayan pasado a ser cientos y pese a que las (pocas) ruinas de Cartago estén rodeadas de mansiones millonarias habitadas por diplomáticos y gentes sin alma. “Charlie” nos invitó a dulces y nos regaló manos de Fátima. Y pese a que la pobreza y la suciedad de la capital remueven la conciencia, en ningún otro destino de mi viaje me he sentido tan bien tratada como en Túnez.

He estado en Malta y sé que volveré. He estado en Taormina, en Sicilia y solo recuerdo el cráter del Etna soltando humillo blanco. Ojalá hubiera estado un poco más sola.

He estado en Roma, donde compré este libro, interesante por las reconstrucciones. Lloré ante la Piedad de Miguel Ángel y ante la tumba de Rafael en el Panteón. La Basílica de San Pedro me cabreó tanto que me negué a hacer fotos. Vaya una rebeldía. He estado en Portofino, paraíso de ricos repleto de yates espectaculares que no me interesaban porque yo iba en un ferry que salpicaba y brincaba.

Sí, he viajado en barco. Uno gigantesco que se movía lo suficiente como para subirme el estómago a la boca. Y decían que no se notaba. Ja. Ahora mismo me sale la gente por las orejas. Personas por todas partes, comprando, haciendo fotos, que no saben caminar, ni comportarse, que gritan, se interponen y mueven el suelo. He sudado más que en toda mi vida. Ahora ya sé qué se siente cuando las gotas de sudor te corren por la espalda. Son como bichos. He echado de menos caminar a mi aire, poder hacer una foto sin que salga una mano, una cabeza, un pie o una margarita de un guía. Pero por ver el mar todo ha merecido la pena. Me despertaba a las cuatro de la mañana y abría las cortinas, a veces, la puerta del balcón. Escuchaba el “saaaa, saaaa” del mar y regresaba a la cama. A las seis y media volvía a despertarme para ver amanecer. Y allí me quedaba, rodeada de agua por todas partes, feliz.

 

 

 

Anuncios

11 pensamientos en “Roma de R. A. Staccioli”

    1. Cuando se mueve, que no es siempre, es como cuando un avión despega o como cuando te montas en una montaña rusa. Pero solo el principio. Además del movimiento en sí, claro. Si se escora mucho por lo que sea, lo notas. Yo creo que en este caso era la velocidad y la forma en la que el barco está construido mezclados con algo de viento porque el mar estuvo muy tranquilo.

      1. Puf vaya rollo, porque con eso no se si David se animará algún día a hacer un crucero.

        En el viaje de novios cuando subimos a la Goleta estuvo malo, malísimo todo el trayecto, blanco como la cal y sin parar de vomitar :(

      2. La biodramina funciona muy bien y no todos los barcos parecen moverse tanto como en el que yo fui, así que no desesperes :).

  1. Hola Yoake; yo regrese hace muy poco de Roma y tambien compré este libro, pero cuando volví e intenté ponerme a leerlo me encontré con algunas fallas. Algunas páginas están en CHINO, pude solucionar algo con la ayuda del dvd, pero te agradecería nos pongamos en contacto para ver si me podes escanear o fotografiar las paginas que necesito. Te lo agradeceria muchisimo. Jorgelina. Mi correo es jorgelinarodriguez_810@hotmail.com. Espero tu respuesta.

    1. ¿En chino? En el mío hay un par de palabras de sin traducir del italiano y otro par de erratas, pero nada en chino. ¿Será otra edición?

      En cualquier caso, dime cuáles son las que necesitas y te las envío por correo.

  2. Sí en chino, de no creer lo mío, y no da para ir a cambiarlo no? jaja, algunas las pude rearmar con el dvd que trae el libro pero me quedaron dos, que no estan en el dvd y busqué por toda la web y nada, me alegraría un montón si pudieras enviarmelas, son la 82 y 84 .La 82 se refiere al estadio de domiciano y la 84 a largo argentina,. Muchísimas gracias y espero poder rearmar mi libro, porque realmente es facinante. Espero tu mail.JORGELINA

    1. Lo siento mucho Jorgelina, pero mi escáner no me permite escanearlo. El libro con todas sus páginas no permite que se cierre la tapa y me da error continuamente. Si lo quieres en fotografía, dímelo, pero tendría que ser con el móvil y no sé si la calidad así te interesa. Mis disculpas.

  3. Sí, si podés mandame la foto, yo veo despues como hago, buscaré la manera , con poder ver el texto sería suficiente, yo después lo paso y lo arreglo con el photoshop .Porque traducir el chino es imposible. Te agradezco desde ya por tantas molestias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s