Rebecca de Daphne du Maurier

En la cubierta posterior de esta edición, Stephen King dice: “Un libro que todo aspirante a escritor de éxito debería leer”. Yo habría eliminado lo del éxito. Creo que es una novela que todo el mundo debería leer, y en particular, los escritores. Por varias razones.

El personaje principal que narra en primera persona no tiene nombre propio. Es la señora De Winter, y antes de eso, señorita de compañía de una estadounidense. Todos los demás personajes tienen nombre, hasta el perro, Jasper. Ella es dócil, débil e indecisa. Es una sombra, la de la gran Rebecca, antigua esposa de su ahora marido y totalmente opuesta a ella. Pese a estar muerta, su presencia se intuye hasta en las mentes de los animales y en la savia de las plantas.

Solo hay otro elemento en la novela que puede hacer frente a Rebecca: la gran mansión inglesa, Manderley. De hecho, se podría considerar que las dos forman una unidad. Porque ambas se transformaron cuando convivieron juntas. Porque las dos son los únicos elementos vivos de la novela. Y porque las dos se alían contra la pobre señora De Winter, cuya única virtud es la capacidad de dejarse llevar por su imaginación y recrear situaciones que jamás ocurrirán (o que nunca han sucedido).

La estructura narrativa de Rebecca es brillante. Es un puzzle que la autora nos regala solucionado y cuyas piezas encajan por contraposición. Y para rematar, el gran truco narrativo del principio que es el final. Para que la famosa frase “Anoche soñé que volvía a Manderley” se repita eternamente.

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s