Un general confederado de Big Sur de Richard Brautigan

Qué ignorante…

El título, Un general confederado de Big Sur. ¿General confederado? Bien, me gusta el tema. ¿Big Sur? No sé dónde está. Y mi mente en español traduce automáticamente sur por “south” cuando debería haber sido al revés. ¿Richard Brautigan? Tampoco sé quién es. Pero no supone ningún problema: descubrir a un autor nuevo siempre es estimulante. ¿La portada? Coincidía con confederado y sur… salvo por dos detalles que no vi: la furgoneta verde y el cactus.

Una vez en mis manos me extrañó que no tuviera algunas páginas más; demasiado corta para ser una novela. Y empecé a leer. Mientras me metía en la historia de Jesse y Lee Mellon y sus andanzas por Big Sur, su historia con las ranas y los caimanes, la furgoneta, la gasolina, Roy Earle, el Pacífico, la guerra civil norteamericana, el absurdo y los millones de finales, me regañé por mi falta de criterio a la hora de elegir una lectura y por mi ignorancia. Al fin y al cabo, Richard Brautigan es un escritor bastante conocido, de culto dirían algunos. Debería haberme sonado su nombre. Un poquito.

No es un autor cualquiera. Pese a que yo me quedo con Rinoceronte de Ionesco aunque solo sea por razones académicas, Brautigan tiene su valor. Tiene la habilidad de mezclar un poema de Walt Whitman con un loco chiflado que toca un “tambor” porque no sabe donde están los demás. Por ejemplo.

Nunca se sabe pero quizá vuelva a encontrarme con Brautigan aunque no tenga intención. El absurdo llama al absurdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s