Poesía completa II de Federico García Lorca

EL SILENCIO

Oye, hijo mío, el silencio.
Es un silencio ondulado,
un silencio,
donde resbalan valles y ecos
y que inclina las frentes
hacia el suelo.

Poema del cante jondo

Y DESPUÉS

Los laberintos
que crea el tiempo,
se desvanecen.

(Sólo queda
el desierto.)

El corazón,
fuente del deseo,
se desvanece.

(Sólo queda
el desierto.)

La ilusión de la aurora
y los besos,
se desvanecen.

Solo queda el desierto.
Un ondulado desierto.

Anuncios

Matadero Cinco de Kurt Vonnegut

El libro era Maníacos en la cuarta dimensión, de Kilgore Trout. Hablaba de las personas cuyas enfermedades mentales no podían ser tratadas porque sus causas estaban todas en cuatro dimensiones, y los tridimensionales médicos terrícolas no podían ver esas causas, ni tan siquiera imaginarlas.

Trout defendía una teoría que encantaba a Rosewater. Decía así: tanto los vampiros como los brujos, los duendes, los ángeles, etc., existían, pero en la cuarta dimensión. William Blake, el poeta de Rosewater, también estaba de acuerdo con Trout. ¿Y acaso no existían el cielo y el infierno?

El primer hombre de Albert Camus

Quería sentir su vanidad satisfecha, y en parte ya lo había conseguido y, sin embargo, en el momento de salir del campo verde, volviéndose hacia Muñoz, súbitamente una sorda tristeza lo acongojó de pronto al ver la cara descompuesta del que había recibido sus golpes. Y supo así que la guerra no es buena, porque vencer a un hombre es tan amargo como ser vencido por él.

The Fire Next Time de James Baldwin

I.

To act is to be committed, and to be committed is to be in danger.

II.

To defend oneself against a fear is simply to insure that one will, one day, be conquered by it; fears must be faced. As for one´s wits, it is just not true that one can live by them- not, that is, if one wishes really to live.

III.

To be sensual I think, is to respect and rejoice in the force of life, of life itself, and to be present in all that one does, from the effort of loving to the breaking of bread.

IV.

One can give nothing whatever without giving oneself- that is to say, risking oneself. If one cannot risk oneself, the one is simply incapable of giving. And, after all, one can give freedom only by setting someone free.

V.

Perhaps the whole root of our trouble, the human trouble, is that we will sacrifice all the beauty of our lives, will imprison ourselves in totems, taboos, crosses, blood sacrifices, steeples, mosques, races, armies, flags, nations, in order to deny the fact of death, which is the only fact we have.

La tormenta de hielo de Rick Moody

(…) Pero lo principal era que quería hablar con su hermana. Quería decirle que aquello no iba a funcionar, que ninguna novia funcionaría jamás, y que siempre iba a vivir en aquel panteón sin ventanas donde nadie le tocaba nunca la piel. Su cuerpo, le quería decir, era como una pared que rezumaba la humedad de una bodega de vinos. Respiraba el aire mohoso de las criptas. No podía estarse quieto.

Between the World and Me de Ta-Nehisi Coates

I.

I grew up in a house drawn between love and fear. There was no room for softness. But this girl with the long dreads revealed something else- that love could be soft and understanding; that, soft or hard, love was an act of heroism.

II.

So you must wake up every morning knowing that no promise is unbreakable, least of all the promise of waking up at all. This is not despair. There are the preferences of the universe itself: verbs over nouns, actions over states, struggle over hope.

III.

“You exist. You matter. You have value. You have every right to wear your hoodie, to play your music as loud as you want. You have every right to be you. And no one should deter you from being you. You have to be you. And you can never be afraid to be you.”

Hillbilly, una elegía rural de J.D. Vance

Pero hay algo poderoso en darse cuenta de que has estado vendiéndote por debajo de lo que vales, de que por alguna razón tu cerebro confundía la falta de esfuerzo con la incapacidad. Ésta es la razón por la que, cuando la gente me pregunta qué es lo que más me gustaría cambiar en la clase trabajadora blanca, digo: “La sensación de que nuestras decisiones no tienen importancia”.

A %d blogueros les gusta esto: